14 de agosto de 2009

Ramillete

Mis flores eran como leche, miel y vino.
Las até con una cinta dorada, en ramillete,
pero burlaron mi cuidado vigilante y huyeron lejos;
y solo me queda la cinta.
Mis canciones eran como leche, miel y vino.
Estaban presas en el ritmo de mi corazón palpitante,
pero tendieron sus alas y huyeron lejos,
¡tesoros de mis horas ociosas!, y mi corazón late en silencio.
La hermosa que amé era como leche, miel y vino.
Sus labios, como el rosa del alba; sus ojos, negros como abejas.
Yo callaba mi corazón, no fuera a asustarla,
pero ella se fue, como mis flores y mis canciones;
y me ha dejado mi amor solo.
(Satyendranaz Datta)

3 comentarios:

  1. Que hermosa! Una poesúa llena de imágenes, recuerdos. Gracias por compartirla.
    Besos
    Gabi

    ResponderEliminar
  2. hola Grandolina ..buen finde y te deje un premio e mi blog..besos

    ResponderEliminar
  3. Gabriela me alegro que te haya gustado. Es una de esas poesias que tengo por ahí en el baul de los recuerdos y quería compartir con vosotros.
    Gracias por la visita.
    Besitos.

    Adriana, ay todo lo que me mimas!!
    Ahora me paso a recogerlo.
    Muchas gracias!!
    Besitos.

    ResponderEliminar

 
Subir a Inicio