26 de agosto de 2009

¡Elegí Vivir, hermanos!


Y el cacique indígena, poco antes de ser conducido a la hoguera, acusado de conspirar por buscar la libertad de su pueblo, dijo: "Soy Tierra que camina, la cáscara de la semilla está presa, pero el germen vital permanece libre y está dispuesto a seguir volando". Y mirando a lo lejos, exclamó: "Me voy a las estrellas, pero volveré pronto. Los indios siempre volvemos. Me voy pero me quedo en todo lo que hice, en todos los que amé y en la huella invisible del tiempo, por donde, en forma de tierra, caminamos rumbo a la eternidad".
Así habla Chamalú, el indio que dirige “Janajpacha”, una comunidad ecochamánica en Bolivia:
"Y si tuviera un instante más de vida haría lo mismo. Viviría como indígena lúcido enamorado de la plenitud, viajaría por todo el mundo compartiendo la felicidad descubierta, sorprendería, conmocionaría y, desde la cima de la rebeldía, gritaría: "¡Elegí vivir, hermanos!"
"Soy indio. No sirvo para vivir de rodillas. Mis antepasados, cuando perdían su libertad, preferían morirse".
"Mi alma indígena transita descalza por los senderos de un mundo moderno asfaltado de hipocresía y miedo, más aprendí a hacer de los problemas mis maestros. Lo que a la otra gente le hace sufrir para mí se convierte en luces para el camino".
"El tiempo se enfada cuando lo malgasto, por ello elegí vivir un día cada día, dejo que la plenitud me seduzca. Permanezco atento al instante, en él un día descubrí la eternidad".
"Y continúo navegando en la canoa del éxtasis por el turbulento río del tiempo, un río lleno de pirañas y caníbales. El secreto para mantenerme a flote es que yo no pido, yo doy".
“El silencio es mi palabra, la Tierra es mi madre”.
“Y desde que renuncié a la cordura, la libertad anidó en mi corazón y volamos juntos. Mi único compromiso es con la libertad, realizado en el templo de la conciencia, entre los abuelos y los niños de un futuro diferente. Viviré hasta el último día; mi última mirada en forma de suspiro le dirá a tu corazón: Vive”.

Chamalú
Imagen- Creation ArTanisca

6 comentarios:

  1. Hola Grandolina, qué maravilloso relato. Siempre me parecieron tan sabios estos hombres que dejaron la magia, el misterio, la sabidoría
    en esta tierra tan castigada...
    Gracias por compartirlo.
    Besos
    Gabi

    ResponderEliminar
  2. Hola gabi,
    Me alegro mucho que te gustara. Cierto que está lleno de sabiduría, y que tenemos mucho que aprender de ellos que han sido tan mal tratados, e incomprendidos.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Me gusto mucho el relato...gracias por compartirlo...te dejo besos y ademas esto que tambien es para vos...http://ununiversodecosas.blogspot.com/2009/08/aqui-lluvia-de-premios.html

    ResponderEliminar
  4. Hola Adri,

    Muchas gracias!!
    Enseguida me paso por tu blog a recogerlo.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Hola Grandolina te he elejido para ser etiquetada...pasa por mi blog...quiero conocerte mas jaja besis

    ResponderEliminar
  6. Gracias Adri!
    Ahora me paso por tu blog.

    Besitos

    ResponderEliminar

 
Subir a Inicio