23 de junio de 2010

Arte Románico - Arquitectura

La arquitectura románica tiene una base romana sobre la que actuan decisivamente la aportación oriental (bizantina) y la bárbara (prerrománica).
Tiene un valor esencialmente sociológico; todo lo construido se hace para que cumpla una función dentro de determinadas formas socio-religiosas .  De ahí que se den múltiples tipos de iglesias según las necesidades de la comunidad  cristiana que las levanta: pequeñas iglesias rurales, grandes iglesias de peregrinación con deambulatorio, capillas absidales y tribuna para dar cabida a un gran número de peregrinos y enormes monasterios con su claustro y dependencias añejas que responden al tipo de vida y a la prosperidad de las órdenes religiosas.
Es una arquitectura orgánica donde todos  los elementos están en estrecha relación: la longitud y anchura de la iglesia depende de su altura, las dimensiones de la nave central de las laterales, el tipo de cubierta condiona el soporte, los contrarestos exteriores...
Una de las grandes novedades de la arquitectua románica es la plena integración de las formas escultóricas y pictóricas con la arquitectura y desempeñando una función didáctica.
El material empleado es, esencialmente, la piedra, que la emplean en todas sus formas, pero especialmente el sillar. El muro de silleria se impone pronto, en parte respondiendo al deseo de medida de los arquitectos, el sillar no puede tener una forma caprichosa, es la unión de la geometría y la piedra. Ha de ser un muro recio, capaz de soportar la pesada cubierta, en correlación con los arcos transversales que en él descargan, se refuerza con estribos, cuyo resalte rompe la lisura del muro.
El mampuesto o sillarejo se utiliza en los edificios rurales contrastando con aquellos realizados en sillar cuyo nivel económico es mayor. En alguna ocasión aparece el ladrillo, como en Saint Sermin de Toulouse.
A medida que se va avanzando en el tiempo se hace patente un mejor trabajo de la piedra de los parámetros. Pero como los muros han de ser gruesos y hubiera sido un derroche poner sillar en el centro, se construye a base de dos capas de sillares, una exterior y otra interior, y en medio del ripio compuesto de piedras y argamasa. En las aberturas, puertas, ventans y galerías utiliza el arco doblado a fin de adelgazar aparentemente el groso y a la vez ocultar el ripio.
Las plantas responden siempre a funciones determinadas.  Utilizan el tipo basilicar, predominando el tipo de cruz latina perfectamente adaptada a la liturgia medieval y, a la vez, con un claro valor simbólico; la cruz representa a Dios encarnado, a la naturaliza humana elevada y redimida.
Suele tener tres naves, un crucero destacado, cuyo tramo central se eleva sobre cuatro arcos torales con un cimborrio (construcción de planta cuadrada  u octogonal en forma de torre) o con cúpula (bóveda semiesférica) o con una literna (especie de torrecilla cilíndrica o poligonal abierta en múltiples vanos) La cabecera se amplía con formas que constituyen grandiosas invenciones románicas. Así frente al único ábside paleocristiano, el románico prolonga su número a tres, triabsidal, es decir, tres ábsides continuos destacando en tamaño el central, y colocados en línea o forma escalonada. Cuando es necesario, estos ábsides se multiplican colocándose a lo largo del propio transepto (en su cara este).
Las plantas de las iglesias monacales y de peregrinación representan coracterísticas semejantes pero con un carácter monumental mucho más marcado, 5 naves en lugar de tres, tres naves en el crucero y en torno al altar mayor aparece el deambulatorio o girola que, en realidad, es la prolongación de las naves laterales en torno al ábside central y cuyo origen debe siturarse en la cripta circular prerrománica. La finalidad de este deambulatorio es facilitar la circulación de los fieles en torno a las reliquias que se veneran en el altar mayor.
A este deambulatorio suelen abrirse pequeños ábsides semicirculares que posibilitan la celebración de múltiples misas al mismo tiempo respondiendo a las necesidades de los distintos grupos de peregrinación o al gran número de monjes. Este tipo de planta apareció en francia en Sainte Foi de Conques, Saint Sernin Toulouse, llegando a su expresión más ajustada en España, en la meta de las más importantes peregrinaciones: Santiago de Compostela.

Frente a este esquema general se dan variantes que provienen de la tradición anterior, o bien son producto del desarrollo evolutivo del Románico Pleno. Entre las primeras destaca la basílica típica alemana-imperial, con raices en lo carolingio y otoniano, estructurada con ábsides contrapuestos, crucero a los pies y en la cabecera, y amplio desarrollo volumétrico del cuerpo occidental. Los ejemplos más señeros son San Miguel de Hildesheim, del primer románico pleno, con bóvedas, aunque sin alcanzar todavía los alardes de complejidad de las grandes catedrales, iniciadas a fines del siglo XII o ya en el S. XII.

También como vestigio de los tiempo prerrománicos o, en este caso, paleocristiano, podemos encontrar el atrio abierto ante las iglesia, rodeado de arquerías que ahora se suelen estructurar a base de fuertes pilares de sección cuadrada o cruciforme. El caso más notable y modélico es el de san Ambrosio de Milán, construcción que, pese a sus conexiones con el pasado tradicional clásico, puede incluirse con todos los honores dentro de los mejores productos del arte románico.

El tipo de planta central, circular y octogonal, que con un precedente tan remoto como baptisterios paleocristianos y San Vital de Rávena, se renueva un tanto en la capilla palatina de Aquisgrán, de aquí pasa – casi copiada, y ya en el S. XI – a la capilla abacial de Ottomarsheim, para, por último, dar su más variados frutos a partir de la segunda mitad del siglo XII. A veces destaca el ábside, que otras queda totalmente oculto hacia el exterior, como pasa en San Miguel de Entraygues. En España, su estructura y sentido se complican más al ser utilizadas como iglesias funerarias (Eunate, Torres del Río) o de órdenes militares con fuerte contenido mistérico (Vera Cruz de Segovia, de los templarios).

28 comentarios:

  1. Hola Grandolina¡¡

    Gracias por esta lección de arquitectura. La verdad es que siempre me gustó este estilo de construcción tan empleado, en ocasiones sobrio, en ocasiones fastuosamente sencillo, pero tú me has enseñado más alla.

    Besotes y feliz día¡

    ResponderEliminar
  2. Muy ilustrativo el post! siempre un gusto leerte...mua!

    ResponderEliminar
  3. Fantástica entrada Grandolina, que te va a decir una persona enamorada del románico...
    He repasado con avidez lo aprendido y olvidado, y me he refrescado la memoría.
    Conzco unas cuantas de las citas.
    Te dejo un enlace sobre la Iglesis de Veracruz que visité recientemente y me enamora.
    http://katy-ciudadanadelmundo.blogspot.com/2010/03/iglesia-de-la-vera-cruz-segovia.html
    Besos y te felicito por esta explicación tan didáctica

    ResponderEliminar
  4. Estupendo, madame. Y por suerte cuantos tesoros romanicos hay en España. Espero que siempre se conserven, y que no los dejen decaer. Seria un verdadero crimen.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Hola Felix!!

    Esta es una pequeña muestra de la arquitectura románica, seguiré con los post. Fantásticos aquellos artesanos de este arte que anónimamente, con excepciones, nos dejaron esta herencia, como bien dices a veces sobrio y otras no tanto como podemos comprobar en la catedral de Santiago de Compostela.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Hola Lola!

    Qué alegria leerte! Me alegro que te haya gustado el post, el arte románico siempre despierta interés por su belleza.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Hola Katy!!

    Yo sé que tú eres una enamorada del románico, y leí la entrada que hiciste sobre la Vera Cruz, muy completa. Además te diré que en Segovia quedan muchas huellas del románico, eclipsados por el Acueducto, el Alcázar o la Catedral, así que valoré mucho que te adentraras en este arte.

    Seguiré con los post del románico porque aún queda mucho por explicar.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. No hay duda ninguna de que el Románico más puro se ve en las grandes catedrales. Pero qué duda cabe que también se puede admirar las pequeñas arquitecturas románicas rurales, las iglesias que asemejan a maquetas, perfectas en su construcción, duraderas con el paso del tiempo. Es asombrosa la buena salud de que gozan las iglesias de Palencia, por ejemplo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Hola Madame Minuet!

    Ciertamente que tenemos mucho arte románico en España, y confio en que se conserve, como bien, dice seria un crimen que no fuera así.

    Muchas gracias por su comentario.

    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Hola Carmen!!

    Palencia tiene una gran riqueza en arte románico, además ha sabido darlo a conocer, un buen ejemplo es San Martín de Frómista, digo este ejemplo porque me enamoró cuando la visité, me parece de una gran belleza y perfección.

    Muchas gracias por tu comentario.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Hola Grandolina!! Excelente post amiga. Muy completo e ilustrativo. Me gusta esta arquitectura, tiene un señorío impresionante.
    Gracias por tus palabras en mi blog.
    Besosssssss

    ResponderEliminar
  12. Una entrada muy instructiva, Grandolina.
    Muchas gracias. No sé por qué hay gente empeñada en llamar a esta época la Edad Oscura, viendo la belleza modelada en forma de piedra.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. El románico es sobrio, robusto, pero también bello.
    A veces, en la sencillez también puede alojarse la belleza.
    Tuve la oportunidad de visitar la Iglesia de la Vera Cruz de Segovia. Es una preciosidad.

    Muchas gracias por esta magnífica explicación, acerca de un estilo arquitectónico que ha dejado mucha huella.

    Besos, Grandolina.

    ResponderEliminar
  14. Una gran leción de arquitectura,que nos pone en contacto con ese estilo que en ocasiones vemos sin saber apreciar del todo.
    Conozco la de saint Sermin en Toulouse y mira tú,que ahora la sé identificar mejor.
    Gracias.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Grandolina, tu blog es muy interesante. Me hago seguidora!!!

    ResponderEliminar
  16. Una lección magistral, enhorabuena...

    Besitos princesa

    ResponderEliminar
  17. Hola José Miguel!

    Figurate que sin cambiar la arquitectura sí que ha cambiado la forma de verla. El profesor insintió mucho en este punto.

    Muchas gracias por tu comentario.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Hola Periquiyo!

    A mi personalmente me encanta la sencillez y como bien dices no está exenta de belleza, al contrario.

    En la provincia de Burgos tenemos mucho románico, menos conocido que el de palencia, pero también muy bello. Este año hicimos una ruta visitando pilas bautismales.

    La Vera Cruz no la he visitado aún, a ver si este verano me puedo hacer una escapadita.

    Gracias por tu comentario.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Hola Marinel!

    Qué suerte la tuya haber visitado saint Sernin en Toulouse!! Una belleza de basilica!. No hay duda de que a medida que tenemos más conocimientos sobre el arte de los distinos estilos podemos valorarlo y disfrutarlo más. Me alegro que esta entrada te haya servido para identificar a este tipo de arquitectura.

    Gracias por tu comentario.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. Hola María!

    Bienvenida a mi blog, y muchas gracias por tus palabras.

    Un beso

    ResponderEliminar
  21. Gabi preciosa, se me pasaba tu comentario, sin duda que es tarde y estoy un pelín dormida.

    Sí, es un arte con un señorío especial e imaginate que además trabajaban sin planos, increible, verdad?

    Cuidate mucho!

    Besos

    ResponderEliminar
  22. Hola Teresa!

    Me alegro que te haya interesado la entrada, es una pequeña muestra de lo que encierra el arte románico de una manera sencilla. Continuaré, intentando no aburrir.

    Muchas gracias por tu comentario.

    Besos

    ResponderEliminar
  23. Hola Grandolina!
    Ya tienes un enlace en mi blog,
    besos!!!

    ResponderEliminar
  24. Hola María!

    Muchas gracias por enlazarme. Voy a hacer lo mismo.

    Un beso

    ResponderEliminar
  25. hola mi linda grandolina ..aqui pasando a dejarte mis cariños y pedirte perdon por mi ausencia, estoy pasando por un mal momento a nivel emocional (llamese depresion) pero siempre llevo en mi corazon a l@s amig@s...besosss..te quiero mucho

    ResponderEliminar
  26. Adri preciosa, no tienes que pedir perdón, cada uno tiene que ir a su ritmo, lo importante es que vayas saliendo de ese estado depresivo.
    Sabes que siempre estaremos aquí para lo que necesites.

    Mucho ánimo!!

    Besos

    ResponderEliminar
  27. hola Grandolina,
    muy interesante lo que publicas! Este arte o tipo de construcción predomina mucho en Europa. Lástima que nuestros conocimientos escolares no hayan sido tan bien apreciados como para reconocer cada monumento que vemos.
    Gracias por mostrarnos tu saber e interés en este arte.

    un fuerte abrazo^^

    ResponderEliminar
  28. Hola Rebecca!

    Tiene razón, el arte románico nació en Europa y podemos encontrar excelentes muestras de este arte por el viejo continente.

    Para identificarlo no es difícil porque tiene unas características muy personales, es cuestion de fijarse un poquito.

    Me alegro mucho de leerte y de que te guste el arte.

    Un beso.

    ResponderEliminar

 
Subir a Inicio