16 de marzo de 2011

Alhambra de Granada - Arte Nazarí



El arte nazarí granadino 1232, representa la fuerza de la tradición musulmana rica, espléndida, dada a lo decorativo. Es la vuelta al arte suntuoso del primer momento y la reacción contra el arte almohade, tan austero, del que toma no obstante algunos elementos. La arquitectura granadina, pese al aislamiento geográfico del Reino, influyó poderosamente en la arquitectura norteafricana y española. Y fue ella , especialmente, la que en todo momento sirvió para representar el arte musulmán en España. Fue la Alhambra, mucho más que la mezquita de Córdoba, el monumento que recordaban viajeros y cantaban poetas. Con aquel broche de oro, lleno de barroquismo, se termina la arquitectura en la península. Y, gracias a la Alhambra, la ciudad se ha ganado merecidamente el título de “bella”. Aquí la arquitectura es un elemento del paisaje, la vegetación de la vega, el tono rojizo de la alhambra, el blanco de las nieves y el azul del cielo componen una armonía cromática imposible de superar.

Se elevaron construcciones de imponente masa, desnudas por fuera, decoradas hasta rebosar por dentro. Se levantaron las mayores fortificaciones . Granada se convirtió en el más hermoso paraíso de la tierra. Se vive en la opulencia. Hay un exquisito refinamiento. Interesa vivir bien, aprovechar los últimos instantes de permanencia en la península. Por eso es un arte civil y no religioso el granadino; sus creaciones no son mezquitas, sino palacios, muy adecuados para explayar la imaginación leyendo las Mil y una noches.

Los materiales son de poco calidad. Aquella arquitectura está hecha para ser utilizada enseguida. Casi todo es de mampostería, ladrillo y entramado de madera. La decoración luego todo lo remedia. Pero bajo esta ornamentación no hay la menor verdad arquitectónica; es todo falso. Debajo de los arcos decorativos no hay arcos constructivos. De ahí que se trate de una arquitectura adintelada. El arco más frecuente es el de medio punto peraltado, cairelado con finísimos lóbulos, las dovelas quedan ocultas tras el ornamento. El arco de colgadura o de pabellón se decora con mocárabes. El arte granadino crea un tipo de columna, el finísimo fuste apoya en base y se cubre con capitel precedido de varios collarinos. El capitel se compone de un cuerpo cilíndrico decorado con cinta continua y ondulada, imitando la almohade, y de otro cúbico, encima, decorado, éste, a veces con mocárabes. Para cubrir emplean la madera y el yeso. Los motivos son el de lazo y el mocárabe. La Alhambra cuenta con espléndidas linternas, cuajadas de mocárabes, como en las salas de Dos Hermanas y de los Abencerrajes. También emplean cúpulas, bóvedas esquilfadas y armaduras de par y nudillo. La decoración epigráfica se vale de caracteres nesjies y alcanza el límite de tu desarrollo.

La Alhambra tiene las paredes repletas de inscripciones. Las paredes hablan. A falta de imágenes, la palabra excita nuestra imaginación. Diríase una arquitectura literaria.
Solerías de ladrillo y azulejo, zócalos de alicatados (mosaicos de azulejería) paredes cubiernas de yeserías, armadura de las más variadas formas (cúpulas, limas etc) unen los motivos habituales (lazo, ataurique y letreros) tratados planamente, pero con colores vivos para evitar la confusión. El espacio se subdivide en cuadrados y rectángulos.

Rasgo curioso es la perforación de las paredes. La madera y el yeso fueron los materiales preferentemente utilizados. Su ligereza permitió tratar las pareces como celosía. En el patio de los leones a través de las paredes se puede contemplar el cielo, ver su azul o las estrellas. Solo un oriental puedo inventar eso.

Mohamed I (1248-1253) Inica las obras, empezando por la Alcazaba; una extensa muralla de 1400 metros envuelve todo el conjunto. En el extremo que mira a la vega se sitúa la torre de la vela. La alhambra es en un primer lugar un recinto militar ciudad palacio se adapta a la forma alargada del monte. En la parte norte cae el cerro formando enorme farallón. Como aquí no hay peligro, se ponen miradores. La muralla es en determinados lugares doble, formando un patio interior. Se accedía a la Alhambra antiguamente por cinco puertas y poseía veintitres torres, muchas de las cuales servían de vivienda. Las pincipales puertas son las de justicia y de las Armas.

En cuanto a la Casa Real Vieja, está formada por un agrupamiento inicial (cuarto de Machuca, Mexuar, Cuarto Dorado), un segundo agrupamiento formado por el Cuarto de Comares; y otro tercero, el Cuarto de los Leones. Los dos primeros corresponden a la época de Yusuf I (1333-1354): el último, al tiempo de Mohamed V (1353-1391)

El visitante está incitado por la ley de la sorpresa. Hay habitaciones grandes y pequeñas, huecos reducidos, habitaciones secretas para oir, diminutos oratorios, conducciones de agua, en parte para el exorno, pero también para el empleo doméstico. Abundan los retretes, con entrada acomodada y ventilación directa. El poeta Ibn Zamrak ha dejado sus versos en las paredes, facilitando mil explicaciones.

Se halla en primer lugar el patio de Machuca, porque en este punto radicó la oficina del arquitecto que proyectó el palacio para Carlos V. Sigue el Mexuar o sala de Audiencias. Encima de la pieza habia un pequeño recinto, desde donde el monarca escuchaba las conversaciones. Hay inscripciones como esta: “Entra y pide”. El Cuarto Dorado estaba destinado a oficina de apelación ante el monarca. En rigor su fachada corresponde más bien al cuarto de Comares. Posee un efecto monumental, pero aquí se abvierte la falta de sinceridad de este arquitectura, no hay correspondencia con el interior. Hemos de efectuar un quiebro para salir al Patio de los Arrayanes, inmersos en una cascada de luz.
Forma parte de uno de los dos grandes conjuntos de la Ahambra: el cuarto de Comares. La expresión “cuarto” responde a una vieja acepción castellana: conjunto de dependencias. El Patio de los Arrayanes tiene en su centro una gran alberca. El agua desempeña en este palacio un papel fundamental. Aumenta las perspectivas (desde un extremo se ve la doble imagen de la torre de los Comares,es decir, la real y su reflejo), refresca el ambiente durante el estío, y llena de música, con el susurro de los canalillos y surtidores, que invaden las habitaciones. En el extremo norte del patio están la Sala de la barca, así llamada probablemente por la forma del techo y la Sala de los Comares, que es el salón del trono. En una gran habitación cuadrada , montada sobre robustas paredes, cuyos huecos son tan espaciosos que sirvieron de dormitorios. Cabe incluir en este primer conjunto los Baños. En lugares imprevistos aparecen oratorios, pues la Alhambra carece de mezquita.

El Cuarto de los leones se dispone perpendiculamente al de Comares. Hoy está demostrado que era un palacio distinto, ya que entre uno y otro había una calle de separación y ambos poseían entradas independientes. Todavía queda un trozo de la portada. Constituye propiamente el palacio . Está bien provisto de agua, la mayor parte procedente del Salón del Algive. La disposición alargada que presenta se debe a que no se podía extender en sentido contrario, porque tropezaba con los baños.
El patio de los leones estuvo en su día cubierto de jardín, pero bajo, para no entorpecer la vista. Tiene pórticos en los cuatro lados, hecho infrecuente. En los lados cortos avanzan los pórticos, a manera de pabellones. Presentan esbeltísimas columnas de mármol. En esta zona el mocárabe es el elemento artístico dominante. La sala de los reyes y la de los Mocárabes están constituidas por varias habitaciones enfiladas. Las salas de Dos Hermanas y de Abencerrajes se cubren con deslumbradoras cúpulas de morárabes y poseen surtidores en el centro de esta manera el agua discurre por el suelo, hasta alcanzar el del patio, donde está la gran taza de los Leones. El Mirador de darjanos ofrece un buen ejemplo de ordenación espacial a base de pantallas.

Se quiere dotar de significado simbólico el Patio de los Leones. Vendría a ser un símbolo del Paraiso. En el centro se encuentra la pila de los leones, que son doce, en función del zodiaco. El recipiente equivale al oceano, origen de la vida. Al estanque vienen a confluir cuatro canales, que se corresponderían con los cuatro ríos del paraiso.




15 comentarios:

  1. Sin el legado nazarí, España hubiera perdido mucho.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Hola Grandolina vaya una descripción más completa. He visto la Alhambra unas cuatro veces, la he pintado al óleo y a la acuarela, he hecho fotos. El día que decida hacer un post, con tu permiso vendré a copiarte:)
    Para qué molestarme en ¿buscar en los libros lo que mi memoria casi ha olvidado?
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Ni decir tengo el privilegio que es para mi, tener la Alhambra tan cerquita, siendo además una de mis arquitecturas favoritas.

    Un post muy bueno. Impaciente estoy por leer el siguiente.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  5. Pedro, sin duda, y mirando la historia del arte, maravillas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Katy, ya sé que eres una enamorada de la Alhambra, lo lei en un post anterior. Cuando quieras nos compartes tus trabajos con los pinceles. Por supuesto que puedes tomar la información sobre la Alhambra o sobre el tema que quieras, estás en tu casa.

    Un beso guapa

    ResponderEliminar
  7. María, sí que eres una privilegiada en este aspecto, espero que lo disfrutes con todos los sentidos.

    Te hice caso y volví al arte, el proximo post...voy a pensar el tema.

    Gracias por tu comentario.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Querida Grandolina, pues yo debo decir que las admiro a la distancia y felicito a quienes las tienen allí rindieédose ante su belleza. Enciclopédica nota, mis felicitaciones,

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Querido Adrian,
    ya entiendo que la entrada era un poco densa, pero creo que esta maravilla se lo merecia.

    Gracias por tu comentario.

    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Quise entrar a una entrada que publicaste hace poco pero no pude. Espero volver a leerte pronto.

    ResponderEliminar
  11. Un compañero ha ido allí, y tiene unas fotos increibles, antes de morir hay que verlo.

    ResponderEliminar
  12. Adrian,

    era un sorpresa para ti y todas las personas que les encanta la Alhambra, pero me surgió un problema, espero poder solucinarlo en breve.

    Gracias por pasarte, siempre tan amable.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. DDmx,

    Sin dudarlo hay que visitarla.
    Yo sí que he estado, pero tengo que repetir para vivirla de nuevo.

    Estoy muy interesada en las fotos, puedes pasarme la dirección de tu amigo?
    Gracias!

    Un beso

    ResponderEliminar
  14. hola Grandolina,
    vine a leer esta entrada de Alhambra para completar lo que dijiste en tu última entrada. Nunca he estado, lamentablemente, en Granada. Lo que nos regalas aquí en conocimientos es fantástico. Este complejo palacio es enorme con todos sus salones, y la decoración de sus muros y paredes muestra sus orígenes como en otras obras musulmanas.
    Me la puedo imaginar con su muralla, lo que me recuerda la Ciudad de Ávila, por la que he pasado varias veces y he tenido la suerte de dormir en esa ciudad también.
    Una vez más aprendo de ti, gracias Grandolina.
    un fuerte abrazo^^

    ResponderEliminar
  15. Rebeca,

    Sin dudarlo es un regalo para los sentidos, una belleza inigualable en su decoración...
    Tu próximo destino: Granada :)
    Avila también es una bella ciudad y su muralla sin dudarlo una maravilla.
    Me alegro que estas entradas sirvan para aportar conocimientos.

    Te dejo un abrazo bien grandote.

    ResponderEliminar

 
Subir a Inicio