24 de septiembre de 2009

México Prehispánico Escultura


 

La escultura mexicana está accionada por razones puramente religiosas. Es un puro instrumento del culto, un elemento mediador para el logro de aspiraciones vitales. Pues el fundamento no es tanto el más allá como la protección en la propia existencia. Es una religión fundamental basada en la agricultura. Se adora a dioses que mueven las fuerzas de la naturaleza: luz, agua, fertilidad, etc. Amparan cultivos agrícolas, base de la alimentación indígina, y, naturalmente, el maíz.
Estos dioses son representados con un aspecto pavoroso, pues encarnan el mal. Una representación amable de la divinidad no hubiera despertado las generosas ofrendas de los mexicanos, que llegaban gustosamente hasta la de la propia vida. Son los sacerdotes quienes han guiado la gubia de los escultores. La obra surgía al amparo del misterio y los operarios debían seguir puntualmente el ritual. Se comprende que al término de la operación la escultura produjera el efecto de algo surgido del más allá. La obra de arte tenía todos los caracteres de una creación ultraterrena. Su poder con ello habría de ser enorme.
Sin las esculturas habría sido imposible seguir el calendario litúrgico. Nunca la imagen ha sido tan poderosa sobre la mente humana. Ante aquellos seres que invocan a la destrucción, que requieren para su alimento sangre humana y cuya venganza puede ser dejar a México sin lluvia, se compreden todos los sacrifios humanos.

La piedra fué el material más usado. Los escultores no contaban con útiles metálicos, sino que se servían habitualmente de un cincel de obsidiana. Sin duda ha influido esto en el escaso resalto de la talla imposibilitado el escultor de penetrar profundamente en la materia. El relieve es ordinariamente plano, sometiéndose las líneas a esquemas generalmente ortogonales. Domina el ritmo de acumulación, sin duda por no existir la persfectiva.
Hay marcada proclividad hacia lo abstracto y una dócil adaptación al formato ortogonal del bloque. Es de ver cómo las cabezas se hacen cuadradas para seguir la forma del sillar. Pero en ocasiones el escultor mexicano prefirió expresarse con otras formas dulcemente redondeadas, conociendo el escorzo y llegando a efectos marcadamente naturalistas. Esto nos sitúa ante la esencia voluntarista del arte, pues no es sino la consecuencia de un acto diliberado del ser humano, dotado para todas las posibilidades.

Precisamente la época más antigua, la de la civilización de Tlatilco, nos ha deparado un arte escultórico de un gran carácter humano, precisamente por el sentido de libertad que comportaba, al no ser todavía la escultura el gran medio intercesor.
Se trata de una escultura esencialmente profana, cuyo pequeño tamaño habla de su valor exornativo.



Pero el giro se produce con las esculturas olmecas. Ya el gigantesco tamaño de aquellal estatuas-bloque exige imaginar a la sociedad que las produjo con un gran sentido de organización en el trabajo colectivo. Predomina el natualismo, buscándose una forma esencial, de rotunda masa. Alternan los bloques redondeados y los ortogonales. En la cultura tolteca es de citar la estatua de Chalchiutlicue, concebida en forma arquitectónica. Efectivamente, a la manera de edificio, posee basa y cornisa, dividiéndose en numerosos pisos. La imaginación de su mentor es portentosa, al considera la inteligencia y el poder que la divinidad entraña.
La escultura azteca heredó el naturalismo del arte olmeca, pero en provecho de una expresión terrorífica. La religión amparó los sacrificios humanos, para aplacar a Huitzilopochtli o la terrible Coatlicue, cuyo cuerpo de serpiente se adornaba con un collar de trenzado con manos de seres humanos sacrificados. Terroríficas son asimismo las calaveras de cristal roca o las cascarillas de muertos hechas de mosaico, Hay obras, no obstante, que escapan a esta significación, como ese dificioso Indio Águila, de tierno naturalismo.
Piezas importantes aztecas son, asimismo, los calendarios. Solían hacerlos en piedra en forma de rueda, ejecutando la talla a dos planos.


En la escultura maya son importantes las estelas con relieves, que eran fabricadas cada veinte años, razón por la cual son de trascendental interés para la cronología y para la historia en genral de este pueblo. Son de gran tamaño y se clavaban en el suelo, Carecen de significación religiosa. Copán y Quiriguá conservan una nutrida serie de tales estelas. Es importante la tapa de un sarcófago hallado en Palenque, pues el signo de perduración que ilustra el sacrificio humano hace ver que la religión mexicana admitía la existencia de otra vida. Indudablemente, la inmolación de tantas vidas no podría admitirse de otra manera.

Bibliografía: Historia del Arte JJ Martín González

8 comentarios:

  1. En las civilizaciones "paganas" como bien dices se adoraba a los elementos vitales de la tierra.No era tanto una forma de control social de las actuales religiones, sino el miedo a no tener que comer mañana...muy bueno.Un beso

    ResponderEliminar
  2. Hola Felix,
    Tienes razón que adoraban a los elementos. De ahí nos han quedado bellas obras de arte dedicados a ellos.
    Gracias por tu comentario, siempre tan agradable.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Hola Grandolina!!Es muy interesante profundizar en estas culturas. Sus creencias, sus rituales y sus costumbres se observan en su arte y es maravilloso descubrir una forma de vida distinta.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. "Una representación amable de la divinidad no hubiera despertado las generosas ofrendas de los mexicanos" Es lo que había, hay mirar estas culturas en su época y entorno . No es lo más correcto hacer lecturas con nuestros conocimiemtos actuales. Si hubieran tenido Internet seguro que no les habría manipulado nadie:-). Tengo mis estanterías llenas de libros de las antiguas civilizaciones. El tema es apasionante. No debemos olvidar que todos somos hijos de nuestro pasado. Muy didáctica tu entrada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Hola Gabi!
    Ciertamente son muy interesantes todas estas culturas. Me estoy deleitando en ellas.
    Muchas gracias por tu comentario.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Hola Katy!
    No pretengo que nadie se sienta ofendido, ni que se creen polémicas, entiendo precisamente que con nuestros conocimientos es como podemos entender esta cultura en su tiempo y su entorno con respeto.
    Muchas gracias por tu comentario.

    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Hola Grandolina, buenas noches.
    Siempre es un placer pasar por tu lindo blog, te admiro cielo, lo has dejado precioso, sencillo pero divino. Me encanta.
    No tengo mucho tiempo últimamente pero es una delicia pasar y ver todo lo que te esfuerzas en ir añadiendo cada dia a tu blog,tienes un gusto exquisito y unos temas super especiales.
    TKM ya lo sabes, Felicidades por todo lo que haces y por cómo eres.
    Besos. Marietta.

    ResponderEliminar
  8. Excelente :) me sirvió de mucho para mi ensayo comparativo

    ResponderEliminar

 
Subir a Inicio